#ASBTEC10Anys: el disseny

El blog de l’Associació de Biotecnòlegs de Catalunya

Antes de empezar

Si bien la historia de la biotecnología en España no se inicia exactamente aquí, la semilla que dio lugar a sus raíces, protagonistas, sus bases conceptuales, nuestro futuro y todo aquello que más tarde se expondrá se inició por personas que jamás pensaron en sí mismas, sino que renunciaron a buena parte de sus vidas por el bien del colectivo común, creyendo y sintiendo que salvaguardar la salud y la vida de nuestras familias y amigos bien podía merecer esa tarea colosal. 

L’Associació de Biotecnòlegs de Catalunya (ASBTEC) se fundó gracias a personas excepcionales que dedicaron años de su vida a la difusión del potencial de la biotecnología. Hoy, diez años después de su fundación, creamos este portal como reconocimiento al esfuerzo de todas las personas que han contribuido a su consolidación. A todos vosotros, gracias de todo corazón. 

Prólogo 

La forma y estructura de la historia que acompaña a la creación de la “Associació de Biotecnòlegs de Catalunya” está ligada a las personas que la fundaron, a su pasado y a su presente. Por lo tanto, no es de extrañar que la historia de cómo se creó ASBTEC esté ligada a todas aquellas personas que la hicieron realidad. 

Antes de empezar con la historia burocrática que explica la formación de l’ASBTEC, todo lector debería de conocer el contexto en el que se formó. Para empezar, el redactor quiere dejar constancia que más allá de la defensa de nuestra profesión, la idea inicial de la creación de una entidad tan única como ASBTEC se generó gracias al apoyo de personas muy especiales. La primera persona a la que le debemos nuestra formación debería de ser nuestro gran maestro y primer coordinador de la Licenciatura de Biotecnología, el Dr. Enric Querol. A él le debemos nuestra nobleza, nuestra independencia, nuestra fuerza. Fue él y no otro el que nos convenció de que unos humildes alumnos de poco más de 20 años podrían llegar a crear la primera asociación para la defensa de la figura del biotecnólogo. Además, El Dr. Querol también nos enseñó a razonar y a trabajar de una forma eficiente, optimizada y, sobre todo lo anterior, justa y respetando siempre las opiniones, habilidades y creencias de los demás. Para una profesión como la nuestra, esa lección de la vida resulta imprescindible. El Dr. Josep Vendrell, posterior coordinador de la licenciatura, también nos ayudó en gran medida a seguir luchando y a formalizar con la máxima rigurosidad la creación de ASBTEC. En tercer lugar, también debemos de agradecer la incesante ayuda del Dr. Francesc Godia, Presidente de la Sociedad Española de Biotecnología y Comisionado del rector para Biotecnología y Biomedicina de la UAB, que año tras año ha seguido aconsejándonos, apoyándonos y dándonos los mejores consejos que un alumno pudiera desear. Entre todos, el Dr. Godia ha sido nuestro referente, nuestro compañero de viaje, nuestro amigo. En cuarto lugar, no existe forma de agradecer la inestimable ayuda en todo momento de mi querido profesor el Dr. Jordi Cairó. Al Dr. Cairó le debemos nuestros mejores momentos, nuestra naturalidad, nuestra capacidad infinita de adaptarnos a todo tipo de contextos, nuestra adaptabilidad innata a responder a cualquier obstáculo de la forma más ingeniosa posible. Tú nos enseñaste que jamás se debe de dar nada por vencido, puesto que siempre existe otra forma de resolver un problema, normalmente, ayudándonos unos a otros para potenciar nuestras habilidades. Sin duda, el lema “juntos somos más fuertes” deriva de sus enseñanzas y valiosos consejos. Finalmente, al Dr. Armand Sánchez le debemos nuestra paciencia, nuestra profesionalidad desde los más remotos inicios, nuestra fuerza, nuestra fe ciega en que el trabajo bien hecho siempre tiene su correspondiente recompens
a. En nombre de todo biotecnólogo gracias por tu apoyo constante y por aquellos grandes consejos que nos diste y nos sigues dando. 


A todos vosotros, grandes profesores, os otorgamos aquello más valioso que poseemos, nuestro respeto y admiración, y así lo dejamos constar en este escrito redactado especialmente en memoria de estos diez años de esfuerzos incesantes. Del mismo modo, nuestra pasión, transmitida por los profesores de la UAB ha sido reconocida por el resto de asociaciones y federaciones biotecológicas profesionales. Eso es, sin lugar a duda, fruto de un trabajo excepcional tanto de las personas creadoras de nuestra licenciatura como de las personas que nos formaron y transmitieron los valores más importantes que se puedan tener, la preservación, conservación y tutela de la vida en la tierra. 

Como editor de este primer mensaje, debo incluir a mi mentora y gran amiga, Mariona del Carmen de la Portilla, mente creadora de nuestra asociación. Ella fue la que nos convenció de que algún día unos jóvenes como nosotros seríamos capaces de crear la primera asociación de biotecnólogos, una asociación que lucharía por salvaguardar a los biotecnólogos. Es más, el sueño iba mucho más allá, puesto que decidimos crear una entidad tan grande e independiente que, algún día, pudiera facilitar que las grandes ideas de nuestros jóvenes biotecnólogos llegaran a hacerse realidad.

En segundo lugar, nuestra imagen corporativa jamás hubiera adquirido el elevado grado de profesionalidad si no hubiera sido por mi apreciado compañero de licenciatura, el Dr. Jordi Escolano que, junto con nuestros compañeros Sr Carles Martínez y Sr Marc Sisó, fueron los responsables de crear, traducir y desarrollar nuestro primer portal web. Además, el Dr. Escolano también fue el responsable de la puesta a punto de todos los ficheros, diseño y estructura de la web corporativa, redacción de los artículos, búsqueda de imágenes, creación de links, creación de innumerables tutoriales para instalación de contenidos, mails de información, participación de fórums y un sinfín de tareas realizadas todas ellas de forma excepcional.

En tercer lugar, no podemos olvidar los increíbles esfuerzos del primer equipo fundador, formado por Anna Ferrer, Andrés Martín, Maribel Velasco, Aida Homs, Alba Gómez, Albert del Río, Albert Ruzo, Ana Ezquerro, Anna Ferrer, Ariana Salavert, Carles Martínez, Carles Roca, Carolina Vallejo, Daniel Martín, David Izquierdo, Eduard Moreno, Emma Comas, Esther Gomez, Eva Melenchón, Eva Pla, Francisco Puche, Gemma Coma, Gemma de Clasca, Imma Clotet, Isa Troytiño, Isabel Puigdomènech, Ivet Elías, Jordi Gillet, Laia Soldevila, Laura Calaf, Luis Quevedo, Mª José Mansilla, Marta Grífol, Marta Rusiñol, Natalia Sánchez, Nina Cabezas, Núria Torregrosa y Veronica St. Paul.

En penúltimo lugar, no puedo continuar sin agradecer a las Doctoras Judith Dalmau y María José Buzon, así como a las Sra Marisa Larramona y Amaya Iturbe su increíble dedicación a la asociación. Mi gran amiga Marisa Larramona, estricta, alegre, seria, sensata, en fin, todo aquello que una junta directiva tan joven necesitaba para poner orden cuando realmente era necesario. A nuestra gran presidenta, la Dra Alba Olivares, eres la profesional con más paciencia que conozco, discreta, luchadora, trabajadora incesante y, por encima de todo, una amiga y compañera de profesión inmejorable. Eres el alma de ASBTEC, quizá no lo veas, pero todos los sabemos y te guardamos el mayor de los respetos. Eres la biotecnóloga más grande del mundo. En cuanto a mis compañeras de licenciatura Amaya Iturbe y María José Buzón, bien es sabido que son las dos únicas compañeras con la capacidad de hacerme recapacitar, aun cuando parece imposible. Solo la confianza ciega en dos personas tan increíblemente preparadas como vosotras puede hacer que personas como David Peris o yo mismo reflexionemos de forma inmediata.

En cuanto a mi confidente, amiga, compañera de viaje la Dra Judith Dalmau, no puedo agradecer con palabras tu incesante apoyo a nuestra causa, tu cariño, confianza, bondad, pasión e infinita fuerza y esperanza cuyo legado se ha trasmitido generación tras generación dando vida a una asociación joven y llena de ilusión. Conocerte, es lo más grande que le puede suceder a una persona, sin ti, nada hubiera sido igual. A nuestra querida secretaria fundadora, Marta Fuster, mi querida mentora, perfeccionista hasta la médula, trabajadora, pero ante todo, la madre de todos. Fuiste y sigues siendo nuestro referente a seguir.

Finalmente, aquel sueño inicial se vio ampliado y reforzado con una de las personas más increíbles que jamás he conocido, mi buen amigo, el Dr. David Peris, en aquel entonces, un alumno de la licenciatura de Biotecnología. Solo su mente pudo visualizar un congreso dónde todos los biotecnólogos de España nos juntáramos para compartir nuestros sentimientos, experiencias y conocimientos, solo su mente pudo concebir lo que se convertiría en, a mi parecer, el mayor y más especial congreso de biotecnología de nuestro país, el ahora llamado BAC


Un servidor, 

Dr. David Gallardo Garcia 
Presidente Fundador de l’Associació de Biotecnòlegs de Catalunya (ASBTEC) 
Fundador y 2º Vicepresidente de la Federación Española de Biotecnólogos (FEBIOTEC)





Leave a comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *