Cóctel de ciencia: sobre pechos que envejecen, sueños que depuran y agujeros negros con pelo.

Hoy me he despertado con una noticia sorprendente: las tetas envejecen antes que el resto del cuerpo
Así es, querida lectora; las mujeres envejecemos primero por las tetas. Y no lo digo yo, lo dice un estudio realizado por la Universidad de California, que ha elaborado un método de detección de la edad que se basa en la metilación de nuestro ADN. Si usted es un fiel leedor de este blog, habrá hecho ahora mismo una asociación rapidísima entre metilación y epigenética. Bravo. Si no es así, aquí puede encontrarvarios artículos escritos con anterioridad sobre el asunto y aquí tiene explicado qué es la metilación y en qué afecta a la expresión génica. Ahora ya está al día.   
En la actualidad, el método utilizado para “tasar” a los organismos es el de medir el tamaño de los telómeros, un tema del que también hemos hablado en alguna ocasión en este blog
Pues bien, resulta que el de la metilación es el doble de preciso que el de la longitud de los telómeros. Lo que resulta único sobre este estudio es cómo la metilación marca de manera única y prácticamente homogénea todos los tejidos de nuestro cuerpo. Es como un reloj, como sugieren muchos periodistas que ya han titulado así al estudio: “un reloj biológico capaz de marcar el envejecimiento”. Bueno, el tema de las portadas es algo a parte que me gusta tratar de vez en cuando como hice aquí o aquí. Tal vez más adelante.   
El caso es que este reloj, este marcador a base de metilación, se ceba con los pechos de las mujeres. De hecho, en señoras de entre 55 y 60 años la edad que marca es entre dos y tres años mayor de la real. El motivo para este envejecimiento de pecho sería, según apunta el estudio, la constante exposición a hormonas. Así mismo, el estudio apunta que este podría ser el motivo por el que el cáncer de mama es el más frecuente entre las mujeres: esta parte del cuerpo está más envejecida que el resto y ya se sabe que la edad es un factor de riesgo para el cáncer.
Pero no todo iba a ser malo. Este pequeño descontrol también se nota en el tejido cardíaco que, tanto en hombres como mujeres, es nueve años más joven de lo que en realidad es. En caso de las mujeres, corazón joven en recipiente envejecido.   
Más cosas. Dormir nos depura de las toxinas que causan la degeneración neuronal. Así lo asegura un estudio del Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrames cerebrales de la Universidad de Rochester en Nueva York, que ha observado cambios en la estructura del cerebro cuando está durmiendo. Parece ser que estos cambios morfológicos se realizan para que fluyan las substancias químicas que serían neurotoxinasresponsables de enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer o el Párkinson.

Cambiando de tercio, el titular del mes y posiblemente del año salió a principios de mes: Los agujeros negros tienen pelo. A estas alturas, queridos amigos, tenemos que aclarar que lo que los astrofísicos consideran pelo, no es más que “una carga que se ancla a la materia circundante y probablemente a todo el universo”. Creo que la definición no aclara pero tranquiliza.
Por último, a modo de despedida y continuando con la metilación, el ARN utiliza grupos metilados como marcadores para saber cómo y por dónde debe plegarse. Un estudio publicado a mitad del mes de octubre en Nature sobre científicos del EMBL en Heidelberg, muestran cómo para construir ribosomas, los grupos metilados se colocan en un orden específico. Teresa Carlomagno, directora del estudio, asegura que las proteínas encargadas de metilar se movían hacia arriba y hacia abajo en un orden, “parecen bailarines siguiendo una coreografía“. Bailemos pues por la ciencia. Aunque sea lunes. 

Leave a comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *