Células madre contra la calvicie

Esta semana escuche por la televisión y la prensa una noticia interesante. Interesante por dos motivos, el primero es que viene a seguir la linea del artículo que publicamos la semana pasada en este blog sobre células madre, http://asbtec.blogspot.fr/2012/06/celulas-madre-entre-debates-y-avances.html, y segundo por la revolución que esto puede suponer en la sociedad. Esta no es otra, que la descripción de un hallazgo, el cual implicaba el uso de células madre para tratar de frenar la calvicie.

Lo primero que escuché vagamente fue que se utilizaban células epidérmicas de la nuca del paciente, las cuales eran células madre, y se colocaban sobre la superficie capilar, logrando así mejores resultados que los famosísimos micro injertos.

Introduciéndome más en el tema, me pude dar cuenta que este tema estaba muy desarrollado. En los últimos años se habían desarrollado medicamentos y tratamientos, capaces de frenar la calvicie e incluso recuperar el pelo del paciente. Gratamente, descubrí que en los últimos años el tratamiento de la alopecia ha dejado de ser un terreno abonado para las falsas promesas, debido a que la ciencia ha empezado a dar respuesta al sueño de muchas personas.

Esto hizo que me diera cuenta de que una vez más se demuestra que la ciencia, bien concebida y estructurada, es capaz de dar respuesta a las necesidades de la sociedad. Como se puede ver, es incluso capaz de generar negocio a su alrededor….quizás si se hubiera recortado en investigación, hoy en día la calvicie estaría más lejos de dejar de ser un problema. Dejando estas divagaciones medio filosóficas a parte, que los tiempos convulsos que vivimos hacen aflorar en mi (y espero disculpéis los lectores de este blog) volvamos a la calvicie, ese gran problema que atormenta y acompleja a hombres y mujeres, aunque mayoritariamente hombres, de todas las edades, razas y nacionalidades. 

De hecho, a los 30 años el 30% de los hombres de raza blanca tienen alopecia androgenética (la calvicie común, es el tipo de alopecia detectada en el 95 % de los casos diagnosticados); para la edad de 50, 50% ya la padecen. Cabe destacar,  que los hombres de raza blanca son cuatro veces más susceptibles que los hombres de raza negra a desarrollar calvicie. Solo un 10% de mujeres se ven afectadas en algún grado durante la vida.

El problema de la alopecia androgénica no es que el cabello caiga, sino que se hace tan fino que acaba por desaparecer a raíz de un proceso hormonal en el que actúan un conjunto de genes y factores ambientales que la ciencia está investigando.

Sobre esta enfermedad,  la cantidad de documentación sobre tratamientos, técnicas para frenar su avance, etc, es enorme, algo relativamente normal, pero lo que más me llamó la atención fue que las palabras células madre y calvicie se hallaban juntas en multitud de publicaciones e investigaciones.

El hecho de que haya habido tanta investigación, sin debate social o por lo menos sin debate social conocido por el gran público, es que hasta ahora las investigaciones se han orientado hacia el uso de células madre adultas o diferenciadas, lo cual no cae dentro de las disputas éticas y religiosas de la clonación, las células madre embrionarias, etc. Aunque evidentemente, por poco tiempo ya que el tratamiento del futuro sería producir células madre embrionarias con células epidérmicas.

Una de las interesantes propiedades descubiertas sobre las células madre dérmicas, es que tienen la facultad de regenerarse cuando se cultivan en laboratorio y pueden diferenciarse como piel y cabello, según explicaron científicos de la Universidad Rockefeller en un estudio publicado en la revista  “Cell”.

Los investigadores responsables de este estudio señalaron que las bondades de las células madre dérmicas han sido determinadas sólo en ratones, pero que esto implica que el equivalente humano de estas células podría usarse para regenerar piel y cabellos. 


De acuerdo con Elaine Fuchs, la directora del grupo de la Universidad de Rockefeller, en concreto investigadora del Instituto Médico Howard Hughes, que llevó a cabo el estudio, las células madre dérmicas o foliculares se regeneran cuando se las instala en cultivos de laboratorio. Es decir, son totipotentes. Además, descubrieron que ambas producían folículos cuando se implantaron en la piel de un ratón totalmente alopécico.

Según declaraciones de la Dra. Fuchs, recogidas por la agencia EFE, lo interesante del estudio es el hecho de que estas dos poblaciones celulares pueden producir folículos después del cultivo. La investigadora explicó también que hasta ahora no habían tenido éxito otros experimentos similares de trasplante de folículos capilares. “Creo que esta información nos revelará muy buenas pistas sobre la forma en que responden a los estímulos externos. Esa información nos ayudará a entender cómo podemos inducirlas a entrar en una diferenciación específica en los cultivos”, puntualizó la Dra. Fuchs.



Volvamos a la noticia que me llamó la atención el otro día , “los implantes con células madre de la nuca”.

En este caso, se trataba de un hallazgo del equipo del doctor Kevin McElwee. Este equipo científico de la Universidad de Columbia en Canadá, que ya había implantado con éxito en ratones células madre en el 2003, ha llevado a cabo en los últimos años el primer ensayo clínico de inyección de células madre para el tratamiento de la alopecia androgénica (calvicie común).

La nuca es una zona hormonalmente privilegiada en la que siempre hay vello y la principal característica de las células madres que se encuentran en ella es que tienen la capacidad de regenerar tejido y, por lo tanto, pueden reparar las zonas que se han quedado sin cabello, tras recibir un determinado estímulo hormonal.

Los resultados, que fueron presentados por primera vez en Europa en el marco de la reunión de la Sociedad Europea de Investigación del Cabello que se celebró en Barcelona, arrojan una regeneración máxima de la zona sin pelo del 19 %, aunque la media de la muestra fue del 6 %.


Para el investigador de la Universidad de Barcelona (UB) Ramon Grimalt, presidente del Grupo Español de Tricología, ciencia que estudia el cabello, en declaraciones recogidas por el diario Deia, los resultados, aunque puedan parecer bajos, son “muy esperanzadores” para tratar eficazmente la calvicie común, que afecta al 50 % de los hombres de más de 50 años”, como ya hemos señalado anteriormente. También, afirmó que los tratamientos actuales ,utópico, oral y quirúrgico, son poco eficaces y su efecto tiene una duración muy corta en el tiempo. 


Según el Dr.Grimalt, la técnica de implantación de células madres, que apenas tiene efectos secundarios, podría suponer un giro definitivo ya que, a diferencia de los otros, este tratamiento ataca el problema de raíz.


Un resultado esperanzador, es que  se ha observado en ratones a los que se les practicó el implante de células madre que el pelo no dejó de crecer hasta que fallecieron.

                                          

             
Los resultados de ambos estudios van en la misma línea, ya que ambos han dado  con la tecla correcta, consiguiendo implantar células madre y lograr que una vez implantadas, estas logren que el pelo siga creciendo.

Sea como fuere, lo interesante del tema no es solo ser capaces de curar la calvicie, una enfermedad que afecta a gran parte de la población, sino el hecho de que las células madre son un campo en creciente expansión, que probablemente sean la clave de la medicina futura ya que sus aplicaciones potenciales son amplisimas.



Leave a comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *