La ciencia del terror

… y no hablamos del estado de la investigación en nuestro país sino de la explicación científica que hay detrás de aquellos mitos que se transmitieron a través de la cultura popular y llegaron posteriormente a la literatura, el cine y más recientemente a la televisión y los videojuegos de terror. Quiero aclarar que en todos estos mitos siempre hay cierta inventiva y exageración y que ni mucho menos la explicación que voy a daros aquí es la única posible.


Estamos en una población rural, relativamente aislada y rodeada por bosques; hace un tiempo uno de nuestros vecinos fue mordido por lo que parecía un lobo/perro, logró sobrevivir pero recientemente se ha vuelto muy violento, ha llegado incluso a morder a otras personas que ahora parecen volverse violentas también; no hay duda, en realidad nuestro vecino fue atacado por un hombre-lobo que le transmitió su maldición… Evidentemente la explicación científica más plausible a hechos como el descrito es que el lobo que le atacó padeciera la rabia +, una enfermedad vírica infecciosa que afecta al sistema nervioso provocando hiperactividad, delirios, violencia… para finalmente provocar coma profundo y matar al infectado. Ya desde la edad antigua, en el Imperio Romano, se relacionó el mito de los hombres-bestia con la mordedura de animales rabiosos.


Vivimos en una pequeña población en lo más profundo de Transilvania (Rumanía); se cuenta en el pueblo que en el castillo de la colina vive una familia muy peculiar… su piel es blanquecina, nunca salen a la calle mientras el sol está en el cielo y se dice que cuando lo hacen su piel se quema; tienen las encías enrojecidas y unos colmillos prominentes y hay gente que ha visto como beben la sangre de animales… es más, uno de sus miembros parece que está loco y dicen que algunas noches viene al pueblo y rapta a inocentes ciudadanos para matarlos y chuparles la sangre… además todos los miembros de la familia se mantienen siempre jóvenes, no verás a un anciano entre ellos: son vampiros. Aunque parezca mentira este mito tiene una explicación científica para casi todos sus aspectos y en la mayoría de casos apuntan a la porfiria, una enfermedad hereditaria que afecta a la síntesis de porfirinas, precursoras del grupo hemo de los glóbulos rojos. De entre los distintos tipos de porfiria existentes se pueden extraer los diferentes “síntomas vampíricos” como son la anemia (piel pálida), las quemaduras producidas por la exposición a la luz solar de zonas donde se ha acumulado porfirina, el enrojecimiento y deterioro de encías que dejan a la vista largos dientes, trastornos mentales (en los casos más graves) y la intolerancia al ajo; además los casos más graves (y fácilmente comparables al vampirismo) se caracterizan por presentar una corta esperanza de vida por lo que difícilmente llegan a ser ancianos. La transmisión de la “maldición” por mordedura puede explicarse con la rabia ya que los murciélagos también la transmiten.




Finalmente, estamos en Haití, uno de los países más pobres del mundo compartiendo isla con República Dominicana, cuando de repente uno de nuestros familiares muere de forma misteriosa; lo enterramos pero cuál es nuestra sorpresa cuando al cabo de unos días lo vemos caminando de forma descoordinada y vacilante, incapaz de pronunciar palabras comprensibles, aún sucio de tierra y con aspecto cadavérico… es un
zombie o muerto viviente! En este caso la ciencia ha podido estudiar individuos que se habían “convertido” en zombies y se conoce bastante bien dicho proceso. Todo empieza cuando una familia pide a un brujo que se encargue de un individuo de otra familia rival, entonces el brujo prepara un veneno cuyo principal ingrediente es la piel del fugu o pez globo que contiene una potente neurotoxina (la tetradotoxina) que paraliza todos los músculos dejando a la víctima consciente y con un ritmo cardíaco mínimo que hace pensar que haya muerto. Una vez enterrado, el brujo desentierra a su víctima y le administra una infusión de estramonio (Datura stramonium) que lo “revive” y lo mantiene dócil y obediente para servir como su esclavo; dependiendo del tiempo que estuviera paralizado y enterrado (sufriendo hipoxia) la víctima pierde más o menos capacidades cognitivas, cosa que explica el balbuceo y los movimientos erráticos.



Como decía al principio, la cultura popular se nutre de hechos reales que a través de la exageración y el boca a boca han pasado a ser historias fantásticas que nos han entretenido y aterrorizado, pero si lo intentamos siempre podremos encontrar alguna explicación que nos permita entender su origen. Aún y así los mitos siempre serán mitos por mucho que la ciencia nos permita entenderlos un poco mejor.



Nota: aunque he utilizado las fuentes del final para verificar la información, la mayoría de datos provienen del Dr. Enric Querol, profesor de la UAB muy dado a explicar este tipo de anécdotas.


Fuentes:

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:xwe1_7thsbwJ:www.mundoparanormal.com/docs/criptozoologia/la_tragedia_hombre_lobo.html&hl=es&strip=1

http://centros5.pntic.mec.es/ies.victoria.kent/Rincon-C/Curiosid/Rc-62/Rc-62.htm

http://stupac2.blogspot.com/2006/08/zombie-drugs-identified.html

Leave a comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *